Saltar al contenido

SISCAE Nicaragua

diciembre 23, 2019
SISCAE Nicaragua

El SISCAE (Sistema de Contratación Administrativa Electrónica) de Nicaragua, es un órgano rector que regula la interacción y el proceso de compras y contrataciones del estado con los distintos medios y órganos públicos y/o privados.  Su compromiso se sustrae de una ética de compras legal, transparente y eficiente.

En punto de encuento te contamos que Ofrece una formalidad de monitoreo del mercado laboral y empresarial. Lo que articula una serie de políticas y estamentos legales que aseguran la efectividad de los compromisos, contratos y alianzas económicas, industriales y sociales. Por ello se le da el atributo rectoral, en cuanto que establecen criterios que permiten constatar cada elemento comercial y asegurar –bajo legalidad- su cumplimiento y efectividad.

Sus objetivos y Misión Nicaragua Compra

Para el SISCAE es clave, la optimización de los sistemas comerciales de adquisición y contratación, por ello entrevé la necesidad de estipularse líneas objetivas que ayuden a vislumbrar el deber ser de los procesos y la forma de llevarlo a cabo, sin faltar a los valores de igualdad, respeto y honestidad.

Por ello busca, mejorar constantemente los sistemas de y procesos de adquisición, ayudando a que estos sean cada vez más eficientes, factibles (en su uso), óptimos en su desarrollo, simples (evitando los complejos modelos abstractos) y transparentes (por tanto aseguradores de claridad, equidad y justicia).

De la misma forma, se objetiva como función esencial de esta instancia gubernamental. El asegurar el fiel y efectivo destino de los recursos asignados a determinadas instancias. A ello se le caracteriza el monitoreo administrativo de los fondos asignados, su fidelidad en la aplicación racional de sus usos, la constatación del beneficio que conlleva dichas asignaciones. Esto deberá garantizar el carácter fiel de las nicaragua compra y aplicaciones solicitadas por las partes interesadas.

Otra mirada de la ética que se procura con este sistema, radica en la capacidad de conciencia que puede implementarse, al sugerir procesos más legales y honestos dentro de las instituciones. Por ello se busca fomentar liderazgos capaces de entrever la formalidad y transparencia de cada proceso administrativo y, aún más, cuando se vinculan fondos públicos. Esto relucirá en última instancia en una proporcional justicia social que luchara paulatinamente con la pobreza de los pueblos y la adquisición de sus justos beneficios institucionales.

Políticas de eficiencia y trabajo SISCAE

Entre las varias políticas administrativas que se sustraen de la misión del sistema SISCAE NICARAGUA subyace la promoción de procesos caracterizados por su transparencia, que logren paulatinamente obtener resultados sostenibles, sin discriminaciones y efectivos en su hacer. Así mismo se buscará el incentivo al uso racional de los bienes y el dirimir entre ofertas para optar por la mejor y más eficaz.

Aplicar normas y criterios, confluyen entre sus líneas de acción. Por ello este sistema se esfuerza por buscar y estipular formas estándar para la administración pública. De forma que estas guiadas entre lo ético y lo moral, no deban ser sublevadas a los intereses particulares e individuales de quienes tienen a su cargo las direcciones de determinadas instancias. Esto se encamina en la profesionalización de los distintos factores que confluyen en el mercado laboral. Así se mira más de cerca, la equidad y el equilibrio de estos momentos administrativos.

Así como el SISCAE, se entrevera la posibilidad de implementar otros sistemas que favorezcan el equilibrado intercambio entre recursos asignados y resultados eficientes. Ambos elementos en su justa apreciación favorecen en gran medida todas las demás formas de intercambio comercial. Estipulando un sistema comercial de Adquisición y Distribución más equilibrado, acordonado por la integralidad de las instituciones que le conforman y los modos de expresión en el eje laboral y comercial. aca su web

Elementos comerciales considerados en SISCAE

En el progreso comercial, así como en todo comercio, se debe asegurar la fiabilidad de lo que se ofrece, concediendo gran prestancia a los compromisos acatados en la compra/venta de servicios y productos. Desde el que ofrece hasta el que desea adquirir, habrá de custodiar la legalidad de las personas, la efectividad de los procesos y la finalidad en los resultados obtenidos.

Para todo ente público la constatación de la gestión efectiva es un capital que asegura la productividad constante de los distintos ejes que le componen. Las masas cada vez más inundadas de información, desean asegurar el ritmo y las formas de la gestión pública. Aseverando el uso de los bienes comunes.

Por ello el sistema actual entrevé la asertiva comunicación de los proyectos  sociales y las formas de inversión efectivas que ayudan al desarrollo sostenible de la economía. Por ello se programan formas informativas que difundan el hacer de las instituciones, lo que asi se procurara destacar es la real aplicación práctica de la información ofrecida.

No bastara por ende, las grandes campañas informativas en todas las plataformas disponibles. Se dispondrá de formas concretas para destacar la verificabilidad de los hechos. Esto ayudara a reconsiderar las formas de expresión de la administración pública. Una puesta en común de hechos y efectos reales, suma confianza popular en los poderes y en las instituciones. Concediéndoles una legitima confianza. Es por ende, importante, considerar de capital importancia un sistema que asimile el proceso económico interno y externo de las instituciones.

Otras expresiones del mercado electrónico, son la subasta y el intercambio de las monedas, tanto nacional como internacional. Su justa regulación, aun cuando compete a los ministerios competentes en el área, asegura el progreso sistemático de la economía digital (muy considerada en estos tiempos) y su influencia positiva en la economía nacional.

Una propuesta para la eficiencia y la transparencia

Apostar por un sistema rector, que logre regular efectivamente el proceso económico electrónico, debe ser una garantía de seguridad y transparencia. Con la sociedad convulsa en la que nos situamos, nada podría resultar más positivo que confiar en la prestancia de servicios de esta índole que respeten los valores de la legalidad y eficiencia, que subordinen los criterios particulares y abanderados de despotismo y entrevean la ética justa que gire en torno a una justicia social inclinada en el trato equilibrado de las políticas públicas.

En fin, la noción de una conciencia más justa, gracias al monitoreo de los procesos económicos de la nación, puede inclinarse en un futuro cada vez más comprometido con el justo comercio. En las balanzas justas del intercambio actual. El resultado querido y previsible de estos ajustes, tendrá que ser el desarrollo cada vez más sostenible de las instituciones y su misión en la sociedad actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *